Probablemente una de las más importantes razones por las que me considero entusiasta del cosmos, es porque me hace comprender lo insignificantes que somos los seres humanos. Lo innecesarios que somos para que el universo gire normalmente. Y lo privilegiados que somos de poder entender un poco cómo funciona todo esto.

Existen muchas maneras de llegar a la conclusión de la pequeñez humana, pero siempre he pensado que los eclipses son una de las más simples y fascinantes. Es una inmensa dosis de “ubicatex” para recordarnos que somos un soplo cósmico pasajero.

Piénsalo un momento.

Una estrella, un planeta y un satélite natural. Tres cuerpos cósmicos que no podemos controlar (aunque estemos destruyendo la Tierra). Cada cierto tiempo, los tres se combinan en una línea que produce dos de los espectáculos más gloriosos que conoce nuestra raza. Los eclipses de sol y de luna.

No hay dinero ni armamento ni poder ni voluntad, ni siquiera sumada toda la humanidad, que pueda impedir o modificar un eclipse. Suceden con precisión milimétrica, con asombrosa exactitud, y los humanos no tenemos ni voz ni voto en cómo ocurren. Solo estamos invitados (si queremos) a contemplarlos, a asombrarnos y a recibirlos con la esperanza de que comprendamos nuestro pírrico lugar en la ecuación que nos puso sobre la Tierra.

El domingo 20 y la madrugada del lunes 21 de enero de 2019, todo el continente americano podrá observar de principio a fin un majestuoso eclipse total de luna. Llevo un tiempo hablándole de ello a Isabella, preparando el terreno para que cuando llegue la hora pueda ver un evento natural que le quedará para toda la vida. Hoy quise volver a hablarle y este video es el resultado.

Sí, metí la pata en 0:58

Por si no desean verlo completo, aquí les dejo los principales datos.

¿Dónde se podrá apreciar?

  • En cualquier lugar de América se podrá ver el eclipse de principio a fin.
  • Para el oeste de Canada y Estados Unidos podrán ver el eclipse tarde en la noche del domingo 20 (de principio a fin). En la costa este de América del Sur, el eclipse será completamente en la madrugada del lunes 21.
  • Algunas zonas del oeste de Europa y de África podrán ver el eclipse bien entrada la madrugada del lunes 21 (de principio a fin).
  • El resto de Europa y la parte central de África podrá ver solo una parte del eclipse, cuando la luna esté ocultándose en el horizonte.
  • Solo algunas zonas al noreste de Asia podrán ver una parte del eclipse (con la luna emergiendo en el horizonte).
Crédito: Fred Espenak
  • Para horarios específicos, conviene visitar la NASA o timeanddate.com que ofrece detalles pormenorizados.

¿Y en RD?

Para la República Dominicana, el eclipse empezará hacia las 10:30 de la noche, pero lo bueno iniciará a las 11:35, cuando la luna empezará a ser ocultada por la penumbra de la Tierra (eclipse parcial). A las 12:41 de la madrugada del lunes 21 iniciará la fase total, en la que la luna no recibirá ningún rayo del sol directamente (dentro de la umbra).

La totalidad durará 62 minutos. El punto máximo del eclipse será a la 1:12 de la madrugada.

¿En qué lugar de la bóveda celeste estará la luna?

Casi directamente encima de nosotros, en un ángulo cercano a los 90 grados. Basta salir a un punto de cielo despejado y mirar directamente hacia arriba.

Precisamente por esto, es mejor acostarse en la grama, o usar una silla larga, y evitar así malestares del cuello.

¿Qué piensas que veremos?

Lo primero es que todo eclipse lunar sucede con la fase de la Luna Llena. De hecho, sería buena idea que te prepares para ver la luna salir en el horizonte, cosa que sucederá poco después de las 7 de la noche del domingo. Esperamos una luna casi llena, inmensa y bien iluminada, como aquella del 31 de marzo pasado, ¿recuerdas?

Además, tendremos una “Súper Luna” que de súper no tiene gran cosa, pero es el término mercadológico. La luna tiene una órbita ligeramente elíptica, por lo que en se aleja y se acerca de forma regular mientras gira a nuestro alrededor. En su punto más lejano, la luna llega a estar a casi 410 mil kilómetros de nosotros (lo que se conoce como “apogeo”). En su punto más cercano, la luna está a menos de 360 mil kilómetros de la Tierra (lo que conocemos como “perigeo”).

Las “súper-lunas” suceden cuando está cerca de nosotros, es decir, en el perigeo. La luna llena del 21 de enero será súper luna por estar cerca del perigeo. Su diámetro aparente será aproximadamente 14% más grande que el promedio.

El gran atractivo de un eclipse total de luna es verla “roja”. Se le llamaba “luna de sangre” y hasta “luna menstruante” en la antigüedad y el término aún es popular. Pero no tiene nada que ver con sangre, ni diosas en período, ni guerra y tampoco con los Leones del Escogido.

¿Por qué la luna se pone roja y no de otro color?

Crédito: NASA

La luz se compone de un rango de frecuencias, que son las responsables de que podamos percibir colores (y otras “luces” que son invisibles para nuestros ojos como la infrarroja y la ultravioleta). Cuando la luz del sol atraviesa la atmósfera, la parte verde hasta la violeta del espectro es filtrada, y la parte naranja a roja del espectro se dobla en dirección del suelo. Esa es la razón por la que los amaneceres y atardeceres tienen color rojo-anaranjado. Entonces, cuando la luz del sol entra en la atmósfera en la circunferencia del planeta, las ondas rojas se refractan (doblan) hacia nosotros, pero si no encuentran obstáculos, al salir de la atmósfera en otro lugar se vuelve a refractar. Este “doble doblez” envía los rayos solares filtrados de tono rojizo hacia la luna.

Si nuestro planeta no tuviera atmósfera, al entrar en la “umbra”, la luna desaparecería en el cielo, pues nada la iluminaría.

¿Te anotas?

Te recomiendo que lo hagas. Especialmente si tienes niños pequeños. Háblales del eclipse, explícale lo mejor que puedas lo que pasa y has el esfuerzo por despertarlos después de las 12.40. Salgan de la casa y miren hacia arriba. Mira sus rostros, haz algunas fotos de ellos mirando hacia arriba y si tienes binoculares o una cámara digital intenta capturar algo del eclipse con ellos mirando.

Todo lo que hagas por despertar la curiosidad científica de tus hijos es una buena idea.

6 Comments “¡La luna se pondrá roja!”

    1. dariomartinezb

      Hey, vamos a las 6.30 a algún lado del Malecón (aún no sé cual, pero probablemente la Plaza Juan Barón) para capturar el moonrise.

      Reply

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *