Posts tagged "niños"

Isabella y el Planeta Marte

Pocas cosas son más puras que la curiosidad de un niño. Creo que una de las principales responsabilidades de los padres es la de mantener, estimular y satisfacer continuamente ese afán de descubrir que los niños tienen. Ese afán de descubrir, esas ganas de preguntar, ese gusanillo casi insasiable por saberlo todo… aunque nos reviente a veces la paciencia, hacemos bien en satisfacer.

El interés por los astros es quizás una de las más sobrecogedoras curiosidades que los niños pueden tener. El inmenso cosmos nos abruma a los adultos, por lo que es una tarea compleja poder transmitirle conocimiento a los pequeños sin hablarles disparates. Por eso, padre, madre, ¡edúcate! Es tu deber esforzarte en ampliar tus conocimientos sobre las cosas que tus hijos preguntan.

Cuando Isabella tenía poco más de un año y medio, una tarde de septiembre mientras regresábamos a casa, ella señalaba al cielo y me halaba la cara para que mirara en la dirección de su interés. Con su corta edad, algo quería saber.

“¿Qué es eso, papi?” …y así #BeingIsabella conoció la Luna

Desde entonces y hasta hoy, la Luna ha sido un ancla permanente de su atención. Siempre me la muestra en todas sus fases, y le encanta cuando “parece una uña” o la sonrisa del Cheshire Cat de Alicia en el País de las Maravillas.

Hace poco estaba yo mirando hacia el brillante planeta Marte al llegar a mi casa. Isabella se dio cuenta de que yo miraba hacia el cielo e hizo lo propio. Me di cuenta y aproveché para saber si ella querría ver a Marte (y Venus, Júpiter y Urano) en el Festival de los Planetas que Sociedad Astronómica Dominicana presenta en el Museo de Historia Natural.

¡Así que allá nos vemos esta noche!

Festival de los Planetas

Festival de los Planetas

Funny Monday #11 – Educación sexual para niños

Mi amiga Awilda De Salas me envió estas geniales imágenes que ayudan a los niños a comprender el cuento de las flores y las abejas… o al menos eso pretenden! 😀 Me pareció una manera muy jocosa de enfocar las distintas preferencias, gustos y situaciones de nuestra siempre diversa y compleja sexualidad humana (aunque hayan retrógrados que no les guste admitirlo).

Continue reading

Antes de subir tu foto en Internet… ¡piénsalo!

Acabo de leer en El Caribe una breve pero interesante nota sobre Los peligros de subir cierto tipo de fotos en Internet, y no puedo menos que estar abrumadoramente de acuerdo. Yo, a mi edad y con mi “particular belleza” no creo que sea “material de interés” para los psicópatas digitales que gustan de usar las redes sociales y los blogs para perseguir posibles víctimas futuras de sus delitos. Sin embargo, yo soy padre de una niña de siete años y medio, y a ella sí que debo proteger contra esos energúmenos.

Continue reading

Volando sueños

Luisito cree en soñar. Tiene siete años en sus huesos, aunque apenas tres en su estómago, pero aún así cree en los sueños. Él cree que en los años porvenir se convertirá en profesional, quizás un técnico en computadoras o un comediante. Cree en Dios, por supuesto, y conoce a Jesús. Él sabe que Jesús era tan pobre como él, o quizás más porque “Jesús no tenía televisión”.

Luego de los días feriados de la Semana Santa Católica, aún Luisito disfruta unas cortas vacaciones de su escuela. Está en primer grado pero aún no sabe leer o escribir. Pero él cree en sus sueños. Y por eso, cree en su chichigua. Y sabe que eventualmente la chichigua volará tan lejos como le permita su hilo. Construyó su chichigua con tres débiles pendones y una bolsa plástica de colmado. Utilizó otras fundas y un pedazo de tela para hacer la cola, y empató varios pedazos de hilo para hacer su cordel.

Y su chichigua vuela con más esperanza que viento, creando una metáfora de su corta vida y su futuro incierto.

Tomé esta fotografía en una calle de las Palmas de Herrera, en Santo Domingo.

Punta Manguera Beach Resort

La Semana Santa ha terminado, y con ella el período más esperado por los dominicanos que se lanzan como una abrumadora manada sobre las playas, ríos y montañas a disfrutar unos días de descanso y jolgorio lejos de la ciudad, de sus obligaciones, de su azarosa rutina. Sin embargo, no todos nos vamos. Un reducto de habitantes queda a cargo de la abandonada ciudad y la disfruta a cabalidad. Los que no nos vamos nos negamos a vacacionar –al menos, a vacacionar con el molote— y preferimos la apacible tranquilidad de una zona urbana casi desierta, sin tapones, sin bocinazos, sin filas ni atropellos. Es como la ciudad que siempre hemos querido.

Pero quedarse en la ciudad no es sinónimo de aburrirse, mucho menos si el día es caluroso y hay una manguera cerca. Aquí tenemos a John, a quien su madre encargó llenar los recipientes para llenar una piscina pero que encontró más inmediato y divertido ducharse solo con la maravillosa bendición del agua fresca. Luego John se juntaría con unos amiguitos con poca ropa y menos vergüenza y se diviertirían en su piscina inflable con más alegría y sincera dicha que muchos riquitos. ¡Ah, la simple belleza de la infancia! Más fotografías de John y sus amigos en Villa Consuelo en este LINK

Chichigua


Volar cometas es un pasatiempo popular en Primavera, cuando los vientos se fortalecen y escasean las lluvias. Nosotros conocemos diferentes tipos de cometas. La que he fotografiado es una de tipo industrial, pero los dominicanos construimos una amplia gama de cometas a partir de pendones de caña de azúcar y papel vegetal, a las cuales llamamos “chichiguas”. Pero en realidad, para un niño pequeño, cualquier cosa que vuele y pueda controlar con un cordel de nylon es una chichigua. Al colocar el viejo Obelisco (hoy día dedicado a las Hermanas Mirabal) procuré dar un poco de perspectiva y sentido de libertad.