Posts tagged "educación"

El Yaqui que hace falta

De Yaqui Núñez Del Risco hablarán decenas de personas con más propiedad y justicia que yo. Su familia, sus amigos (los pocos que tuvo que fueron ciertos), y seguramente también muchos que lo adversaron, quizás solapadamente para guardar las apariencias. Mucha gente contará los detalles desconocidos, las anécdotas que no recordábamos y subirá el coro de loas, las que aunque sean muchas y todas merecidas, con todo, no harán sombra a su ausencia.

De Yaqui, ya así a secas, se dirá mucho, pero a la vez nunca suficiente. Y quizás esa paradoja será nuestra condena, que mientras la vida nos quita lo único que nos podía quitar, su legado, ese que no se muere mientras a alguien le importe, probablemente nunca tendrá el sitial que debió tener mucho antes de este lunes tan agrio.

Muchos lo llamarán “maestro”, y me parece un calificativo apropiado. A mí me enseñó mucho, aunque nunca lo supo y nunca se lo pude decir. Porque esa es parte inmensa de su gloria, que tras de sí dejó un pueblo al que educó, al que le brindó esa maravillosa “cultura con sabrosura” que nadie ha podido igualar, y aun sabiendo que se daba a sí mismo con cada genial metáfora que flotaba de sus labios como si tal cosa, no reclamó para sí el mérito que le correspondía. Ese Yaqui, el que soberanamente ignoramos y que ahora alabaremos, ese hace falta… Porque si no somos ese Yaqui, si no somos como ese Yaqui, lo seguiremos ignorando.

Yaqui Núñez Del Risco

Yaqui Núñez Del Risco

Hace falta Yaqui. Ese cuyo ejemplo reluce y deslumbra. El uso que dio al micrófono y a las cámaras de televisión, es tan inmenso que probablemente intimida. Pero… ¿qué seríamos si no hubiera habido Yaqui? Se me antoja pensar que Yaqui, con su verticalidad y su diáfano ejercicio sirvió como un dique de amortiguación, una especie de represa que desaceleró la decadencia mediática en la que estamos sumidos. Hoy día pocos, si alguno, se ocupan de educar al pueblo desde sus espacios.

Hace falta Yaqui. No el que se nos fue, que cansado estaba, doblegado a un silencio cruel, pero al que no le podíamos pedir ni una sílaba más de virtud. Ese Yaqui no debería hacernos falta (aunque, en el fondo, el vacío sea visceral). El Yaqui que hace falta es el que aún no vemos en los medios, el que debió prender en el alma de sus autoproclamados “alumnos”. El Yaqui que hace falta es el que debió tomar el relevo de Yaqui, el que debió educar, sembrar y hacer parir la mente de la gente con ideas, con principios, con respeto, con alegría fundamentada. El Yaqui que hace falta es el que no grita, el que no denigra, el que no mutila la lengua, el que la engalana, la dignifica. Hace falta Yaqui, el que debió quedar del ejemplo de Yaqui.

El Yaqui que hace falta es el que asuma la televisión, la radio, la prensa, su blog, su Twitter, su Instagram, su vida, y la consagre a educar a los demás, a exponer sus ideas con audaz elegancia y con respeto. Hace falta que seamos Yaqui, que con sencillez seamos luz, que con dignidad seamos sencillos.

Ojalá ese Yaqui llegue pronto, que se reproduzca en todas partes. Ojalá ese afán de educar que tuvo Yaqui prenda en los presentadores de hoy, ojalá su aura fumigue los camerinos, las redacciones, los blogs y todo lo que nos permite usar la palabra y acabe con todas las mediocridades que como mala hierba nos ahogan.

Ojalá… Yaqui. Ojalá que llegues y no te vayas nunca.

El boche de Danilo

Danilo es cualquier cosa menos un improvisado. Las casualidades no son casuales y las sorpresas ya no son sorpresas. La llamada al ingeniero fue tan planificada que estuvo colgada en los medios la misma tarde en que sucedió. Que el ingeniero no supiera que lo llamarían es una cosa pero todo lo demás estaba, como siempre, fríamente calculado. Danilo Medina no contempla espacio para la improvisación y no se arriesgaría a hacer una llamada a la luz de las cámaras si no supiera de antemano que el libreto lo favorecía.

Continue reading

Postcrossing, un proyecto educativo y cultural

Internet está llena de estupendas ideas implementadas de manera magistral. Creo firmemente que Postcrossing es un buen ejemplo de esta frase. ¿De qué se trata? Sencillamente, Postcrossing busca reavivar el viejo pasatiempo de enviar y recibir postales físicas. Hace ya muchos años, cuando la tecnología era aún el dominio de científicos locos, el arte y la disciplina de enviar correspondencia por correo era una de las mejores maneras de conocer otras culturas y formas de pensar. Recuerdo que en una revista, no sé si GeoMundo, Mecánica Popular o National Geographic, tenían una sección de intercambio de direcciones, y podías seleccionar una o varias personas y enviarles una breve carta o una postal. Yo recuerdo haber intercambiado postales y cartas con personas en Argentina y México, y realmente la emoción de recibir una carta o una postal transformaba el día completo en una maravilla.

Hoy día, la versatilidad y la eficiencia del correo electrónico y los sistemas de mensajería instantánea han hecho que perdamos la capacidad de asombro sobre el hecho de que alguien en un país lejano se haya tomado la molestia de escribirnos y enviarnos algo. La inmediatez engulló la expectación y hoy día cualquier programa de televisión recibe mensajes de cualquier rincón del mundo para reportar sintonía. Por eso, Postcrossing viene a ser un proyecto maravilloso, educativo, gratificante y culturalmente sano.

¿Cómo funciona?

Lo primero es suscribirse al servicio y proveer una dirección física que será en la que recibiremos nuestra correspondencia. Obvio, la dirección ha de ser real. Una vez suscritos, conviene escribir algunos lineamientos en nuestro perfil, a fin de facilitar a los demás el que sepan cuáles son nuestros gustos y preferencias en torno a las postales.

Cuando ya estamos listos, podremos solicitar un máximo de cinco direcciones de usuarios seleccionados por el sistema de una “cola de disponibles”. No conocemos a estas personas, jamás las hemos visto, y pueden ser absolutamente de cualquier lugar del mundo donde hayan miembros de Postcrossing. Cuando solicitamos una dirección, el sistema asignará un código único que deberemos escribir en la postal.

Cada dirección que solicitamos incluirá el nombre y el perfil de su dueño, donde leeremos los requerimientos especiales que pueda tener el usuario (si alguno). Seleccionaremos una postal que se ajuste a las solicitudes del usuario y la enviaremos a su dirección, escribiendo de manera bien visible el código que nos fuera asignado (es buena idea escribirlo en dos lugares diferentes de la postal).

Cuando nuestro destinatario reciba la postal, la registrará en el sistema como recibida, y esto se hace sencillamente introduciendo el código que lleva impreso la postal. Cuando el sistema identifica que nuestra postal llegó a destino hará dos cosas:

1. Seremos el próximo miembro en la cola de elegibles, de forma que cuando un usuario en cualquier parte del mundo pida una dirección, saldrá nuestra información y nuestro perfil, con lo que aquél usuario hará el mismo proceso que hicimos nosotros en primer lugar.

2. Nos permitirá seleccionar una nueva dirección para enviarle otra postal.

Además de todo esto, el sistema permite enviar mensajes privados a los demás miembros, por lo que es común que un mensaje llegue de alguien de un país cualquiera, interesado en realizar un intercambio privado (por fuera del sistema de Postcrossing), para lo que los usuarios convendrán en intercambiar sus direcciones.

El sistema es súper interesante, sin duda alguna. Yo me suscribí hace casi cinco años y aunque empecé con ánimo al final lo solté en banda y ahora lo estoy retomando. Mi principal interés es compartir con Vielka este arte casi olvidado y aprender con ella sobre lo que otras personas en el mundo viven y hacen. De mi primer acercamiento a Postcrossing mantengo amistad con una chica de Holanda que se mudó a Taiwán.

¿Dónde conseguir postales?

En montones de lugares existen postales para la venta, y no son caras. He visto en Jumbo y en La Sirena, pero seguramente en cualquier centro comercial aparecen, así como en puntos turísticos como El Conde. El precio va desde 5 a 10 pesos por postal.

¿Y cómo las envío?

Eso es un poco más complicado, pues si de algo carecemos es de un sistema de correo decente. Sin embargo, hay estafetas del INPOSDOM en algunos puntos del país, y quizás el más conocido es el que está en el segundo nivel del Multicentro Churchill. Allí hay un cubículo del INPOSDOM donde reciben correspondencia. Hablé con el dependiente y me dice que los costos de envío de postales son irrisorios: RD$20 por postal, sin importar el lugar del mundo al que se envíe. Sólo 20 pesos por hacer que alguien en el otro lado del mundo reciba una escena típica dominicana, una playa de areas doradas, un colorido traje de carnaval…

Así que finalmente decidí volver a Postcrossing. En el mismo Multicentro seleccioné 37 postales y las empezaré a distribuir a partir de ya. Na… probablemente más de uno de ustedes pensará “qué pendejuana más zángana”… pero si lo piensan, esto tiene mucho de terapia y cultura casi gratuita. Y para los niños será una maravillosa manera de interactuar con algo “de cuando Cuca bailaba” que con el tiempo probará ser muy agradable.

¿La única desventaja?

Que habrá que sacarle un regalito al cartero en Nochebuena…

Enhanced by Zemanta

Convivir, ese reto inmenso a la humanidad

Ah, convivir con nuestros iguales… ¡qué vaina tan difícil! Es gracioso ver cómo los animales y los insectos no han aprendido a hablar y escribir, ni pueden razonar como los humanos, sin embargo, la gran mayoría sabe vivir en comunidad. En cambio, nosotros que tenemos lenguaje, aparatos, facilidades y tanto potencial, nos cuesta un trabajo inmenso llevarnos bien, respetarnos, entendernos y progresar sin pisotear a los demás. Paradojas de nuestra naturaleza, supongo yo.

Continue reading

Un privilegio

La educación cívica y moral es algo del hogar, que yo lamento que no se enseñe ya en las escuelas como en mi infancia, pero al final, esa educación no depende del Estado ni del colegio, sino de nosotros, los padres. De nuestros valores, orgullos y amores por algo más grande que nuestra minúscula realidad personal.

Continue reading

La importancia del Twitt.DO

El próximo domingo 18, en apenas 10 días, se celebrará la tercera versión del Twitt.DO, un evento que debe convertirse en el epicentro del movimiento Twitter en la República Dominicana. Las primeras dos entregas del Twitt.DO han estado marcadas más que nada por el aspecto social (la chercha, el compartir, la diversión y el entretenimiento). En cambio, esta tercera versión apuesta a la información, a la educación, a la utilidad.

Continue reading

Edúcate. Súmate. Aporta.

Esta es la nueva campaña de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), lanzada el pasado 20 de abril en los medios. Como yo no suelo ver televisión, la verdad es que no había visto los distintos spots publicitarios en los que participan reconocidas figuras del medio artístico, deportivo y empresarial. El mensaje es claro: La solución empieza con la educación.

Continue reading

Caminantes por el Botánico

Desde el mismo momento en que llegué a las inmediaciones del Jardín Botánico me dije “esto no está bien”. Me asaltó un sentimiento de vergüenza y de desolación, al ver que absolutamente todo el entorno estaba lleno de basura, especialmente volantes promocionales de varios negocios, de los cuales recuerdo claramente al Provocón IV. Pero no se trataba solamente de basura promocional desechada sin rubor alguno en el suelo, sino que por todas partes habían cientos, miles, decenas de miles de botellas vacías de agua, jugos, Gatorade, así como envoltorios de Skim-Ice, helados, paletas… prácticamente estuvimos caminando sobre Duquesa.

Continue reading