Posts in "Deportes"

Las muchas hondas huellas de Miguel Gil Mejía

Si has sido una persona de bien, al final de tu caminar sobre este planeta cuando la muerte te visite y fijes residencia permanente en algún cementerio, probablemente le dolerás a alguien. A tu familia inmediata, a tus compañeros del diario vivir y quizás hasta a esos amigos que no veías hacía muchos años. Si es así, felicidades, has dejado huellas.

Naturalmente, no todos dejaremos las mismas huellas. Hay intensidades en esto, como en todo. Y también hay volumen, como también en todo. Las huellas importan por su profundidad, que mientras más hondas más durarán; pero importan también por su cantidad pues mientras más logremos dejar, más personas podrán verlas y quizás seguirlas.

De eso se trata, quizás, la vida: de dejar hondas y numerosas huellas. Lo mejor es que no necesitas ser una “persona importante” como una figura pública, un gran inventor o un científico destacado. Dejar huellas está al alcance de todos.

Permíteme presentarte al mejor hombre que quizás no conociste, un ser humano de numerosas virtudes que nunca buscó fama porque una de sus huellas más profundas fue la humildad. Don Miguel Gil Mejía.

Miguel Gil Mejía

Miguel Gil Mejía

Un hombre que vivió con intensidad el afán creativo y ejecutor que da la ingeniería, a lo largo de su vida dejó una inmensa cantidad de huellas. Escribiendo esta limonada he descubierto cosas que no conocía de él, pero que no me asombran, pues así era este hombre. Fue ingeniero de los de antes, egresado del exigente Tecnológico de Monterrey, profesor de varias universidades, gerente innovador (responsable ejecutivo de marcas que usamos diariamente como ATH y UNIPAGO), servidor público sin cola que le pisen, aglutinador de talentos (dirigió el capítulo dominicano del EXATEC, presidió el Club Arroyo Hondo, por ejemplo) y fue declarado como “Pionero de la Informática” por la Cámara Americana de Comercio. ¿Sabes qué tuvo don Miguel? Una vida repleta de frutos, productiva, frondosa. Una vida vivida al servicio de la gente.

Pero obviamente, su huella más profunda, la que a mí me duele más, es la de su amor por el béisbol. Ciertamente él amaba a mis archirrivales los Tigres del Licey, pero su pasión trasciende las diferencias. Don Miguel fue el mejor fanático de un equipo de béisbol que jamás he conocido.

El liceísta

Su liceísmo fue legendario y contagioso desde que era un muchacho (sus anécdotas sobre peloteros iban hasta los primeros años de LIDOM). Abonado por décadas primero en el Estado Cibao y luego en el Quisqueya, podías mirar hacia la zona de A24 y cuando tocaban el Himno Nacional su calva destellaba con las luces. Era de los pocos momentos en que podías ver su cabeza descapotada en el estadio porque de lo contrario usaba una de sus decenas de gorras azules.

Cuando, a principios de siglo empecé junto a algunos amigos a desarrollar Aguiluchos.com, ya el website del Licey tenía varios años operando, manejado enteramente por don Miguel. Hoy quizás no sea gran cosa hacer un website, pero casi 20 años atrás, aquello era una proeza. Y hay que ver todo lo que Don Miguel logró acumular y publicar en esas primeras versiones del website azul. En esta imagen, a la izquierda, hay un denso menú de contenido, curado por él, a mano pelá.

Un pantallazo del viejo licey.com

Un pantallazo del viejo licey.com

Su aporte más puro a esa web, diría yo, fueron sus artículos de opinión, los que colocaba bajo “La esquinita del webmaster” y luego renombrada como “La esquinita de MGM”. Allí don Miguel se presentaba como lo que fue, un fanático sensato, ecuánime, furibundo pero magnánimo. No era perfecto (en más de una ocasión le reclamé alguna opinión que me parecía exagerada y eso provocaba un intenso debate por correo), pero siempre era genial. Lo leí alabar al Licey, acabar con su directiva, o con la LIDOM cuando las cosas que pasaban le parecían insólitas. Un ejemplo de sus épicas quejas consistía en decir que el Estadio Quisqueya le provocaba dolor en el cuello por tener que girar la cabeza cientos de veces hacia el jardín izquierdo, para mirar la pantalla que medía la velocidad de los lanzamientos.

El primer saludo

Además de crear licey.com, don Miguel inició el TigerBook, que aunque era un libro de visitas (¿se acuerdan de eso?) lo usábamos como un rudimentario foro de mensajes. Y además, creó la lista de correos LiceyFans. Fue esa lista de correo la que provocó que nos conociéramos en persona. Yo aún no sabía quién era este tipo, pero asumía que era un tiguere más (después de todo, ¿quién iba a imaginar que un “señol mayol” iba a estar haciendo websites hace 20 años?), así que, fre’co y trascendío como soy, solicité ingresar a la lista de correos de LiceyFans. Don Miguel me respondió preguntando por qué querría un aguilucho estar en una lista de fanáticos azules “si no fuera para fuñir”. Me molesté con su comentario y con una respuesta larguísima mandé a don Miguel a comerse con yuca su dichosa lista… ah, la osadía que da el “anonimato”…

Al día siguiente recibí otro mensaje donde don Miguel me invitaba a que en el próximo partido entre Águilas y Tigres en el Quisqueya pasara por su asiento en el A24. Accedí y el día señalado, con más miedo que vergüenza conocí a este caballero de sonrisa alegre e inmensa. Me reconoció sin que abriera la boca (supongo que el hecho de ir ataviado de aguilucho ayudó bastante). “¿Tú eres Darío Martínez?” me preguntó como quien ansiaba el momento. “Martínez Batlle” respondí como es mi costumbre. Mientras se ponía de pie hizo por primera vez el ritual que haríamos toda vez que nos vimos: Con la mano izquierda se descubría la cabeza mientras su diestra se abalanzaba sobre mi diestra para estrecharla. Apenas atiné a quitarme mi gorra antes de saludarlo y me dijo que entre caballeros los saludos se hacen con la cabeza al descubierto.

Aquella vez no salía de mi asombro. “¿En serio este abuelito es el webmaster del Licey?” me cuestionaba sin parar. No recuerdo de qué hablamos pero sé que él me animó a seguir trabajando en Aguiluchos.com, porque el trabajo que hacíamos era importante. Con el tiempo llegamos a compartir ideas y cuando ganamos la Arroba de Oro en 2007, su abrazo en el Quisqueya fue una de las cosas más sinceras que jamás recibí. Ah, y nunca me dejó entrar a LiceyFans.

Una de las mejores partes de ir al Quisqueya era pasar a saludarlo. La pizarra no importaba; fuera que estuviera perdiendo o ganando, la mitad del séptimo episodio era el momento que aprovechaba para ir de donde estuviera hasta su asiento. Muy pocas veces no lo vi allí. Entonces me presentaba a quienes tenía alrededor, yo saludaba como sintiéndome Jack Dawson en la cena del Titanic, y en lo que entraban los azules a batear, conversábamos.

En diversas ocasiones nos encontramos en algún evento y siempre tuvo la amabilidad de saludarme. Siempre me sentí inmensamente distinguido, tratado con una deferencia de la que sinceramente no me sentía merecedor. A pesar de tener un carácter fuerte, se podía adivinar que era justo, consecuente, un hombre recto. Y su risa, coño, su risa era todo lo cálida y cercana que puede ser una carcajada.

De todas las muchas hondas huellas que Miguel Gil Mejía ha dejado, esta es la que más me duele. Su adorada doña Carmen, aguilucha como corresponde, sus hijos y sus allegados con facilidad podrían mencionar muchas otras maneras en las que este hombre les hará falta. A mí, mientras tanto, me hará falta cada vez que las Águilas visiten a los Tigres y llegue el séptimo episodio.

Me siento agradecido de haber sido distinguido con su aprecio y sus palabras siempre de aliento. De haber compartido humor y cuerda beisbolística, de quitarme mi gorra desde lejos cuando lo veía. De haber aprendido tanto. El béisbol dominicano no podrá pagar tanta entrega.

Un inmenso clap para usted. clap

0.00048828125 pero #TamoVivo

Actualización: Muy temprano terminó el libreto de esta limonada. Aunque las Águilas hicieron su parte derrotando a los Toros del Este, la aplastante y contundente victoria de las Estrellas sobre los Gigantes selló todo el panorama. Las Águilas se despiden del torneo y van a acurrucarse con los Toros y los hace-casi-un-mes-muertos Leones y Tigres.

Las Estrellas y los Gigantes empezarán a disputar la corona el sábado en el Tetelo Vargas y cualquiera que gane el torneo será un campeón debutante en la Serie del Caribe. Los Gigantes regresan a la Serie Final por cuarta ocasión desde su inclusión en la LIDOM mientras que para los petromacorisanos será su decimosexta participación. Los Gigantes buscan su primera corona, las Estrellas su tercera (cuarta si aceptamos contar el torneo pre-LIDOM de 1936) y la primera en casi medio siglo.

Para mí como Aguilucho, este desenlace no es alegre aunque es lo que más probabilidad tenía de suceder. Quedan muchas lecciones por aprender de este torneo, pero me apena ver que son casi las mismas lecciones que vienen quedando como materia pendiente en el equipo desde hace años. Parece que no hay suficientes cabezas dispuestas a sentarse a aprender… Uffff.

Yo siempre he dicho que pierdo o gano una sola vez cada temporada. Otra vez me toca perder y lo que suceda de ahora en adelante no podrá saberme a triunfo, sino si acaso a gozo prestado. Me alegraré si la Serie Final discurre sin problemas y los equipos dan un buen espectáculo. No tengo preferencias, ojalá pudieran perder los dos jejejeje

Octubre no está lejos. De verdad que no.

*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

Las Águilas Cibaeñas, equipo que sigo desde hace más años de lo que es prudente confesar, perdieron un partido más, en un consistente y tétrico camino a tener una paupérrima participación en el Round Robin de la temporada 2014-2015.

La tropa de Santiago cayó ante las Estrellas Orientales, equipo que ocupa el segundo lugar y ante el que nos separa ahora una distancia de tres partidos completos. Al calendario del Round Robin sólo le restan tres fechas, lo que deja abierta la posibilidad de que aún las Águilas logren superar este Himalaya y disputar por primera vez una Serie Final contra los impresionantes Gigantes del Cibao.

Pero… ¿de qué tamaño es exactamente la probabilidad que nos queda a los Aguiluchos de no ver apagar el Estadio Cibao el próximo sábado? La realidad es que la probabilidad es muy pequeña, pero a pesar de ello, sigue siendo más que 0, por lo que me resisto a tirar la toalla. En mi amor por la estadística, no podía dejar de realizar este amargo cálculo y ofrecer la información precisa.

IMG_0157.JPG

Lo que queda del calendario

A cada uno de los equipos le restan tres partidos por jugar.

15 de enero: Las Águilas enfrentan mañana a los ya descalificados Toros del Este en Santiago mientras que los Gigantes del Cibao (que ya están en la Serie Final) viajan a San Pedro para verse contra las Estrellas.

16 de enero: Las Estrellas viajan a Santiago para lo que espero que sea su penúltimo juego contra las Águilas mientras que los Gigantes visitarán a los Toros en su corral.

17 de enero: Las Águilas brincan al Macorís del Jaya para disputar el último partido de Round Robin contra los Gigantes en esta temporada (pero confío que no será el último de enero), al tiempo que los Toros se despedirán del torneo recibiendo a las Estrellas en el Francisco Micheli.

Para que las Águilas se mantengan con vida, deben vencer a Toros, Estrellas y Gigantes sin margen de error, a la vez que las Estrellas deberán morder el polvo de la derrota ante Gigantes y Toros (y obviamente ante las Águilas en su encuentro del viernes).

De suceder esta complicada sucesión de eventos, Águilas y Estrellas terminarían empatados en el segundo lugar y las reglas establecen que en esos casos se celebraría un partido extra entre los empatados. Obviamente, la misión de las Águilas en ese brutal escenario sería ganar también el desempate y reeditar la historia que ya escribimos hace tres años cuando vencimos a los Tigres del Licey en un histórico juego de desempate. De aquella ocasión sobrevive un video que hice en persona, y que forma parte de los momentos más emocionantes que he vivido en mis años siguiendo al Águila.

Quiere esto decir que las Águilas necesitan ganar cuatro partidos seguidos y las Estrellas deberán perder sus cuatro compromisos a a vez.

El cálculo

El béisbol, a diferencia de otros deportes, tiene resultados binarios: O ganas o pierdes, pero no empatas. Esto significa que antes de iniciar cada partido existe un 50% de probabilidad de ganar el encuentro. Por supuesto, es justo reconocer que eso no es tan simple pues habría que considerar una serie de factores endógenos y exógenos de los equipos, de los peloteros y hasta de los estadios para realizar un cálculo más preciso de la probabilidad de que un equipo gane a otro en tales circunstancias, pero para los fines de resultados, la probabilidad siempre será la misma: 50% para cada conjunto.

Esto puede sonar esperanzador, pero realmente no lo es mucho. Las Águilas enfrentan un panorama donde nada puede salir mal, en donde cualquier resultado adverso automáticamente apaga el Estadio Cibao. La mentalidad de los peloteros aguiluchos debe ser la de salir a ganar “un partido y nada más”, pero ya su destino no depende solamente de ello, sino que debemos jugar mirando la otra pizarra por el resto de este torneo.

En estadística, las probabilidades binarias sucesivas se pueden multiplicar para calcular la probabilidad de que una cadena de resultados suceda. En este caso, sería algo como esto:

(0.5 x 0.5 x 0.5 x 0.5) x (0.5 x 0.5)

La primera parte en amarillo representa los partidos que las Águilas deben ganar, mientras que la segunda parte pertenece a los juegos que las Estrellas deben perder. Por supuesto, si las Águilas le ganan a las Estrellas el viernes y el necesario desempate, no hay que incluir esas dos derrotas del lado verde.

El pase a la final para las Águilas se reduce a un microscópico 0.015625, o lo que es igual a un 1.56%.

En resumen, las Aguilas ya no están al borde del precipicio. No, estamos con todo el cuerpo colgando sobre un inmenso abismo y sólo nos estamos agarrando de una ramita de laurel.

Pero ya que estamos soñando…

Si ya me he tomado la molestia de escribir esta limonada demasiado técnica e intencional y descaradamente buscadora-de-la-quinta-pata-del-gato, ¿por qué no completar y calcular las probabilidades de que las Águilas no solamente reediten el milagro y pasen a la Serie Final, sino de que también la ganen por barrida ante los Gigantes?

Repito, ¿por qué no? Nadie dijo que la estadística no podía ser audaz y atrevida, amigos… y para un tipo que lleva décadas viendo cómo nos hacemos “queseyoqué mentales” con los políticos y los religiosos, ¿qué de malo tiene que yo quiera aferrarme no a una ramita, sino a una hojita de la ramita que me sostiene de la muerte?

No sean mambruses, ustedes harían lo mismo en mi lugar.

Que las Águilas hilvanen una cadena de nueve victorias consecutivas (incluyendo dos necesarias derrotas de las Estrellas) es simple: La probabilidad de lograrlo es de…

(0.5 x 0.5 x 0.5 x 0.5) x (0.5 x 0.5) x (0.5 x 0.5 x 0.5 x 0.5 x 0.5) = 0.00048828125, es decir, 0.049%. La mitad de la décima parte del 1%.

“You may say I’m a dreamer…” pero na, esa es mi hojita de la ramita de laurel. Solamente cuando los números no alcancen yo me siento a esperar Octubre. Y eso todavía no ha pasado. Estoy muy claro de que es más fácil que el Bobby de Nylon se meta en amores con Giselle Bundchen o que el Bacho llegue a ser Presidente, que las Águilas logren siquiera ganar un partido más, cuánto menos cuatro seguidos (con dos poco probables derrotas de las Estrellas), pero mientras la cosa no de 0 total, yo sigo al pie del cañón.

Y ya… eso es.

Se vale resarcir (Caso @BHDLeon, toma 2)

El presente torneo de béisbol arriba esta semana a su primer mes de recorrido. La tabla de posiciones en este momento es una que provoca muchas sonrisas para mis correligionarios de la aguerrida, mientras que los felinos capitaleños ocupan los últimos lugares del famoso “ESTANDIR” (no está mal escrito, es un chiste interno de Aguiluchos.com).

El ESTANDIR del torneo al 11 de noviembre de 2014

El ESTANDIR del torneo al 11 de noviembre de 2014

Y sí, yo sé bien que la temporada no ha terminado, que todo puede pasar y que “no es sabio” que esté orondo por la situación actual de la tabla de posiciones poresto y aquello… pero na, este blog es mío y no le puse una pistola en el cuello para que entrada, verdad?

Así las cosas, parecería fuera de tiempo volver a tocar la delicada tecla del “plagiogate” que se destapó cuando cientos de usuarios notaron que los comerciales del torneo para las bancadas azul y escarlata eran copias de otras piezas realizadas en España y Argentina. Si bien los comerciales de Águilas, Estrellas, Toros y Gigantes no fueron señalados como copiados y desde entonces se pautan en las transmisiones de televisión y medios digitales, no cabe duda de que el torneo tenía un hueco.

Luego de un elegante mea culpa del productor contratado por LIDOM para producir las piezas, en el que reconoció su responsabilidad aunque no reveló el nombre del “creativo” que plagió los comerciales, Raúl Pimentel prometió que resarciría tanto como pudiera el daño causado realizando nuevas (y originales) piezas para los Tigres y los Leones. Ayer martes su promesa encontró cumplimiento cuando nos presentaron los nuevos anuncios de la Copa BHD León dedicados a los liceístas y a los escogidistas.

Creo que el esfuerzo ha valido bastante la pena, ya que, al menos a mi juicio, estas piezas publicitarias tienen mucho más gracia y sintonía con la psique del dominicano en general, y la de las fanaticadas retratadas en ellos. Ojalá que la lección haya sido bien aprendida, y que creativos, productores, agencias y clientes, en lo adelante, tengan más cuidado. Si así fuera, esto habrá valido la pena.

Les invito a disfrutarlos y compartirlos. Y aunque me sigue gustando muchísimo más el de mi equipo amarillo, no dejan de estar muy bien logrados los nuevos comerciales de los gatos del Quisqueya.

Leones del Escogido

 

Tigres del Licey

Los buenos comerciales de la pelota dominicana

Luego de que en el fin de semana pasado se destapara el “plagiogate” con dos de los seis comerciales producidos para la LIDOM, naturalmente la atención se centró en las piezas que habían sido burdamente copiadas. Lo penoso de esto es que nos hemos perdido de ver y disfrutar de los otros cuatro anuncios que por lo visto no fueron plagiados. Los anuncios estaban colocados en el canal del Banco BHD León, pero a raíz del escándalo todos fueron puestos “privados” y gran parte de la población no pudo disfrutarlos.

Desde que quitaron el acceso a los comerciales he estado buscando con mucho interés las seis piezas para compartirlas. Las dos plagiadas ya las coloqué en mi limonada anterior, pero los otros cuatro han sido muy difíciles de conseguir. Pedí ayuda a mis lectores para que si alguien los había guardado me los pasara y publicarlos junto a los demás. Hasta el momento, sólo he podido conseguir dos, el de las Estrellas Orientales y el de mis amadas Águilas Cibaeñas.

Como un servicio a la comunidad beisbolera y como una manera de mostrar que sí se puede hacer anuncios buenos sin necesidad de copiar ideas (algo que Raúl Camilo, el productor que LIDOM buscópara la campaña, ha lamentado con bastante sinceridad), he colocado estos dos comerciales en mi canal de YouTube para que quien los quiera ver pueda acceder a ellos.

Al igual que con los de Tigres y Leones, reconozco que no poseo derecho de autor sobre estas piezas videográficas. Las he subido a mi canal apelando a lo que yo entiendo que es el “Fair Use” de material en Internet, una figura legal usada en países desarrollados para permitir el uso de material bajo copyright cuando se hace con fines no lucrativos.

Nada, les invito a disfrutar de estas dos piezas que he conseguido, quedando pendiente subir las otras dos (Gigantes del Cibao y Toros del Este). Ojalá que LIDOM y Banco BHD León reactiven la campaña a la mayor brevedad (sustituyendo las piezas plagiadas) para que todos tengamos el gusto de vivir nuestra pelota, pues como bien dice el eslógan de la campaña, “en la pelota siempre se gana”.

Estrellas Orientales

Águilas Cibaeñas

Nada, disfruten, y ¡VUAL’ÁGUILA!

Las agencias y el plagio: “Copia, que algo queda” (Caso @BHDLeon)

Preámbulo: Actualmente laboro para una conocida agencia publicitaria dominicana. Aunque siempre he dejado en claro que mis limonadas son de mi entera y sola responsabilidad, en esta ocasión vale recordarlo para remarcar línea territorial. Esta limonada es mía, solo mía y nada más que mía.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

1RA ACTUALIZACIÓN: Casi al mismo tiempo que publiqué esta limonada, el Banco BHD León puso “privados” los anuncios de su campaña. Si alguien los capturó offline me los puede pasar para colocarlos aquí desde otro origen. No revelaré nombres de quien me los haga llegar. Me escriben a mi formulario de contacto para eso. Gracias.

2DA ACTUALIZACIÓN: Vale la pena enfatizar que LIDOM tiene tanta o quizás más cuota de responsabilidad en todo este menjurje, ya que según he aprendido, los anuncios los consignó LIDOM con el apoyo del Banco BHD León. Donde digo “BHD León” lean “LIDOM y BHD León”.

3RA ACTUALIZACIÓN: Conseguí los vídeos para Tigres y Leones y los he publicado en mi canal de YouTube. Probablemente los reporten como uso indebido por cuestiones de copyright, pero si eso pasa, les haré saber.

4TA  ACTUALIZACIÓN: Quisiera exculpar un poco al Banco BHD León en este tema. Debido a que la marca más predominante en los vídeos es la de la institución bancaria, es justo esa la marca que más guantazos ha sufrido por el “plagiogate” de estos anuncios. No creo que eso sea justo, pues como expresé antes, LIDOM tiene mucho que ver también. Y sobre todo, la principal culpable de todo este embrollo es la agencia publicitaria responsable de los vídeos, la cual comete un flagrante plagio de al menos dos piezas.  Creo que es justo que esto sirva como “wake up call” para agencias y marcas. Nada, eso.

5TA ACTUALIZACIÓN: Anoche la LIDOM emitió un comunicado en donde expresa que tanto LIDOM como Banco BHD León fueron “sorprendidos en su buena fe por los responsables de la creatividad” y anunciaron que retirarían las dos piezas que se han detectado como plagiadas. También anoche, el productor de los seis anuncios reconoció que las dos piezas cuestionadas fueron subcontratadas a alguien que, a la postre, fue quien maquinó los plagios. Lo lamentable es que el productor no identifica a dicho “creativo” pero al parecer así quedará zanjado todo el asunto.

Mi comentario final: Conveniente que aprendamos de esta lección de vida. No hay secretos en Internet y plagiar es algo muy delicado que generalmente se descubre y explota en las manos. Agencias, clientes y todo el mundo “in between” deben cuidar mucho su imagen, su trabajo y el mensaje que envían. Estamos llenos de creatividad, no hace falta copiar nada. Doy por cerrado este caso en este momento.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Cuenta la leyenda que estamos ya en el año 2014. Que hace casi 20 años contamos con Internet en nuestras casas y que tenemos acceso a prácticamente todo lo que sucede en el mundo con muy poco esfuerzo. Atrás quedaron los tiempos en los que lo que pasaba en Europa aquí se conocía el año siguiente. Que las películas se estrenaban en Hollywood en julio y aquí llegaban intactas en diciembre. Que sucedía algo importante y las reacciones de la gente no pasaban de una reseña breve en un periódico impreso, días después.

Hoy día, ustedes lo saben, no hay secretos en casi nada. Y mucho menos, en algo que es tan visceral como la publicidad. La publicidad busca expresamente tocar emociones, su naturaleza misma lleva la semilla de la viralidad, todos los creativos sueñan con que sus trabajos estarán en la boca de todo el mundo. Hay festivales de creatividad, hay montones de foros y websites que se dedican a estudiar y analizar los esfuerzos publicitarios en todo el mundo. Aplaudimos las buenas campañas, las que nos cautivan, aunque sean del otro lado del mundo.

¿Qué rayos pasa por la cabeza de una agencia o de un creativo que piensa que puede producir un comercial copiado de otro país? ¿De verdad se creen que no nos vamos a dar cuenta? ¿En serio hay gente en publicidad que cree que se la está comiendo cuando HASTA COBRA por hacerle daño a la industria y a la marca que representa con su plagio? ¿O es que hay empresas tan desesperadas que prefieren asociar su marca con la imagen nada agradable de ser copiones?

¿Qué puede ser peor que copiar descaradamente un anuncio de otro país? Hmmmm… ¿qué tal copiar DOS para la misma campaña?

La campaña de Banco BHD León para el torneo de béisbol

No tengo claro cuál es la agencia publicitaria detrás de la campaña del BHD León para la pelota. Ojalá confirmarlo. El caso es que en el fin de semana empezamos a ver los nuevos comerciales de la temporada de béisbol otoño invernal que inicia este jueves 16, que patrocina el Banco BHD León. Para cada una de las seis fanaticadas de nuestro arcoiris beisbolero se creó un spot que resalta lo bueno de seguir a ese conjunto. El de las Águilas Cibaeñas fue el primero que vi y me encantó.

Lamentablemente, el video fue removido y no lo he podido conseguir. Espero que lo coloquen nuevamente pues está muy ápero.

Luego vi los demás y algo parecía raro. Hoy en mi oficina comprobé la sospecha. Al menos dos de las piezas han sido burda y descaradamente copiadas de spots de otros países. Poco después de que publiqué esta limonada los administradores del canal del Banco BHD León pusieron los videos privados y no los podíamos acceder. Afortunadamente, el asunto ya estaba tan regado que varias personas me hicieron llegar los vídeos. Este material es propiedad de la agencia plagiadora y sus clientes LIDOM y Banco BHD León. Yo los reproduzco en el marco del “fair use” que se le puede dar a las cosas que aparecen en Internet. Obvio, yo de leyes no sé gran cosa, pero me tomo el riesgo.

El comercial de los Tigres del Licey

El BHD León presenta a una novia defraudada, reclamando a su pareja que debe cambiar, porque no muestra sus emociones y no cumple sus promesas. La chica confronta a Pedro porque no es empático, porque no disfruta la vida, y mientras habla vemos imágenes donde Pedro disfruta a millón, va hincado a la Basílica de Higüey y todo eso. Tremendo mensaje…

En julio del año pasado, TyC Sport contó la historia de Mariana, que se deja a “Fede” su novio por ser frío y apático. Resulta mientras ella narra sus vicisitudes, vemos al Fede disfrutando y sufriendo en el estadio con su equipo. También va hincado a una iglesia… En fin, me avisan si ven las similitudes.

El comercial de los Leones del Escogido

El anuncio de los Leones del Escogido muestra a José, un niño de unos 12 años, teniendo una conversación muy seria con su padre, en la que el pequeño se declara fanático de los Leones y revela que Lucía, su noviecita, pudiera haber influido en su decisión. El niño, preocupado, pregunta cómo le dirán eso al abuelo. Ufff, cuánta emoción…

Resulta que Coca Cola lanzó un comercial este mismo año en donde un niño de 12 años que se llama (¿adivinan?) José tiene una conversación “de hijo a padre” con su progenitor para, básicamente, decirle que ahora es del Atlético de Madrid (equipo que comparte ciudad con el Real Madrid y que como los Leones con los Tigres, ha vivido buen tiempo a la sombra de su vecino, aunque con visos de gran mejoría). Ah, y también José tiene una noviecita del Atleti y también se preocupa por saber cómo le dirán el rollo al abuelo.

¿Por qué?

No sé quién falló en este caso, si el BHD León o su agencia. Pero sea cual fuera la realidad, el “por qué” queda igual. De un lado: ¿Por qué una marca del calibre del Banco BHD León no revisa cuidadosamente la creatividad que le presenta su agencia? Del otro lado: ¿Por qué una agencia acepta que un cliente le ordene “haz una copia de este anuncio para nosotros”?

Anótenlo en “Misterios sin resolver”.

El dirigente que queremos los @aguiluchos

Los equipos de béisbol de nuestra liga y en especial las Águilas, son muy sensibles a la hora de cambiar de dirigente. En los últimos 22 años, los mameyes han tenido solamente ocho capataces, por mucho la menor cantidad de todos los conjuntos, siendo justamente Félix Fermín el que más ha ejercido la función, con 12 campañas. Quiérase o no, el tema es de crucial importancia para la aguerrida novena de Santiago y para la inmensa legión de aguiluchos que ya acumula seis años esperando levantar la corona 21.

Continue reading

Ocho consejos para ser un mejor fanático

A veces soy testigo de una triste cantidad de personas que dicen ser fanáticos de un conjunto pero que en la práctica son solamente “fanáticos de ocasión”, cuando su equipo sale victorioso. Cientos de miles de fanáticos de cualquier equipo que no pueden mencionar ni siquiera tres peloteros, que le dicen puntos a las carreras, que tienen que mirar a los demás para saber si la jugada que pasó fue a favor o en contra… fanáticos de la costumbre, de la tradición, gente que, sin mala intención, quieren un equipo pero no lo conocen mucho ni conocen lo que pasa en las líneas de cal.

Continue reading

Desmenuzando el posible triple empate

El pasado 30 de diciembre las Águilas le propinaron una soberana paliza a los Tigres del Licey, ganándoles el partido con anotación de 14 vueltas contra 3. Durante la tradicional llamada de mi Némesis Pedro Genaro Rodríguez, mi dilecto amigo trató de minimizar la pela con la clásica frase de que “perder por 11 es lo mismo que perder de una”, lo cual es cierto cuando se trata de un solo partido. Sin embargo, le aclaré al metileno colega de lides beisbolísticas que ganar por muchas carreras tiene un valor para casos extremos como un triple empate.

Hoy, cuando el calendario del Round Robin celebra su última fecha oficial, el tema de las carreras anotadas vuelve a cobrar extrema importancia, pues la tabla de posiciones y los enfrentamientos de esta noche permiten que la imaginación imagine y sea posible que tengamos que recurrir a un mecanismo siempre previsto en el reglamento de la LIDOM, aunque nunca utilizado. El sistema Bayle o General Run Average.

¿Qué pasaría si los resultados de esta noche provocan un triple empate entre Águilas, Gigantes y Tigres?

Las reglas del torneo establecen lo siguiente en su artículo sexto:

“Cuando tres (3) equipos quedasen empatados en el segundo lugar, el ganador se decidirá mediante el sistema BAYLE. Las posiciones se determinarán por la serie particular o en caso de empate por el General Run Average”.

Desmenuzando un posible triple empate

Los Tigres del Licey, que enfrentan esta noche a los formidables Leones del Escogido, tienen actualmente 8 ganados y 9 perdidos y solamente dominan la serie particular ante las Águilas Cibaeñas 4-2 y quedaron empatados con los Gigantes a 3 partidos. Si esta noche los azules muerden el polvo de la derrota quedarían con 8-10 en la tabla de posiciones e intactas sus series particulares contra AC y GC.

Los Gigantes del Cibao tienen ahora mismo la misma posición, con 8-9, y se enfrentan a las Águilas Cibaeñas. Quedaron empatados con los Tigres en la serie particular y están ganando 3-2 contra las Águilas. Si los Gigantes son derrotados por las Águilas esta noche, quedarían con 8-10 en la tabla de posiciones, 3-3 contra TL y AC en series particulares.

Las Águilas Cibaeñas están en el tercer lugar de la tabla de posiciones con 7 triunfos y 10 reveses. Perdieron la serie particular ante los Tigres 2-4 y solamente podrían empatar con los Gigantes pues ahora mismo están abajo 2-3, registro que quedaría nivelado 3-3 en caso de que hoy derrotaran a los francomacorisanos.

Con esta combinación de resultados probables para hoy, ninguno de los tres equipos dominaría las dos series particulares contra los demás.

Equipo G-P Serie particular 1 Serie particular 2
Tigres 8-10 4-2 vs AC 3-3 vs GC
Gigantes 8-10 3-3 vs TL 3-3 vs AC
Águilas 8-10 2-4 vs TL 3-3 vs GC

Y ahí es donde entra el General Run Average y el sistema Bayle.

¿Cómo se calcula el GRA?

La fórmula para determinar el General Run Average es muy simple:

(Carreras anotadas/Carreras permitidas) x 100

Veamos los GRA hasta ahora de los tres equipos que aún tienen chance de pasar a la Serie Final.

Equipo

CA

CP

 GRA

Gigantes

54

56

96.43

Tigres

56

74

75.68

Águilas

67

70

95.71

Básicamente, el equipo que termine con el GRA más alto se sentará a esperar y los otros dos equipos jugarán un partido extra mañana sábado. El ganador de ese encuentro entonces enfrentaría al sentado en otro partido adicional (¿el domingo?) para decidir quién será el que enfrentará a los Leones del Escogido.

La buena noticia para los aguiluchos es que su GRA es muy similar al de los Gigantes, y si hoy ganan su partido, así sea 1-0 o 15-14, terminarían con el mejor GRA de los tres. En otras palabras, si se hace necesario usar el GRA, tendríamos un pie en la Serie Final.

Este conjunto de tuits de Jorge Torres confirma la situación:


En  lo personal, a mí como aguilucho nunca me ha gustado depender de que otro equipo gane o pierda para favorecer mis esperanzas. Sin embargo, las reglas del torneo están contempladas y fueron acordadas para ello.

Otras posibles combinaciones

Esta limonada busca resaltar “la última esperanza aguilucha” para pasar a la Serie Final, pero obviamente no es lo único que puede suceder esta noche. ¿Qué pasaría en otros escenarios?

Si ganan los Gigantes y pierden los Tigres, los Gigantes pasan a la Serie Final con marca de 9-9.

Si ganan los Tigres y pierden los Gigantes, los azules pasan a la Serie Final con marca de 9-9.

Si ganan tanto Gigantes como Tigres, ambos terminarían el Round Robin con registro de 9-9 y sería necesario un partido extra mañana sábado, cuya sede se decidirá lanzando una moneda, ya que ambos equipos terminaron empatados en la serie particular entre ellos.

En cualquier caso, los únicos que están muertos de risa mientras aguiluchos, liceístas y vinotintos pasamos trabajo escribiendo análisis (“masturbaciones mentales” dirán ellos) son los fanáticos de los hasta ahora bicampeones nacionales Leones del Escogido.

Sólo nos resta decir junto al famoso emperador romano: “Alea iacta est”.

Las Águilas de hoy, un nuevo aire a la cabeza

Siempre he dicho que el único amor verdadero de los dominicanos, fuera de los afectos familiares, es el béisbol. Cambiamos de partido político, de religión, de trabajo, de carrera y hasta de pareja, pero morimos con la cachucha puesta y sobre el pecho, la bandera del equipo que amamos. Soy hijo de las hazañas de Diloné, y como yo, miles de dominicanos de todo el país llevan la camiseta aguilucha cosida del lado de adentro de la piel.

Continue reading

Cinco enseñanzas del #WorldBaseballClassic

Cojollo, hasta vergüenza me da publicar esta limonada TAN tarde, cuando la empecé el miércoles 20 en la madrugada. 🙁 Ni modo, mis perdones, amigos.

Aunque hablar del Clásico Mundial de Béisbol que concluyó con nuestro inmaculado invicto ya es noticia bastante vieja, quiero poner por escrito algunos pensamientos que, en lo particular, me parecen dignos de ser indexados para que queden “buscables” en Google y Yahoo!. Quienes me conocen un poquito saben que me gustan los deportes pero ninguno tanto como el béisbol. Y por extraño que parezca, sólo el béisbol criollo me emociona y me transforma cada octubre. Sin embargo, el recién concluido Clásico tiene una buena cantidad de lecturas que me parece importante que sean recordadas. Las que más me impactaron en lo personal son las siguientes:

El orgullo

Resulta fácil hablar de orgullo cuando se es parte del país que conquista la corona, pero no es a República Dominicana que me refiero cuando hablo de orgullo, sino a Puerto Rico. Los boricuas, nuestros encarnizados rivales en diversos ámbitos que van mucho más allá de las líneas de cal, llegaron al Clásico Mundial con un equipo que apenas tenía un puñado de nombres “recordables”, encabezados por Yadier Molina, Ángel Pagán y Carlos Beltrán.  Sin embargo, tuvieron el privilegio de disputar el partido final, estando bastante cerca de estropear el mote de “undefeated” que los dominicanos nos ganamos.

Los puertorriqueños jugaron con la pasión y la entrega que caracteriza a un equipo campeón. Me habría dado una vaina si ellos nos ganaban el partido final, pero hubiera pasado, luego de rumiar la amargura, habría terminado con reconocer su valor. Puerto Rico estuvo al borde del abismo en varias ocasiones y se convirtió en el sepulturero del Clásico, derrotando a Venezuela 6-3 en la primera ronda, eliminando a Italia 4-3 y a Estados Unidos 4-3 en la segunda ronda. Luego, en la semifinal del pasado domingo, derrotaron al equipo que había conquistado los dos eventos anteriores, el poderoso Japón, con pizarra de 3-1. En su trayecto hasta la noche del martes sepultaron MUCHA tradición beisbolera e hicieron tropezar a varios de los equipos que eran dados como favoritos muy por encima de ellos mismos. Eso es simplemente algo digno de orgullo.

El respeto

De nuevo, no hablo de mi país.

Al pensar en “respeto”, lo que me viene a la memoria es la inesperada y asombrosa reacción de Japón al salir derrotados ante Puerto Rico el domingo pasado. Yo he visto cientos de partidos de béisbol y lo usual es que el equipo derrotado se vaya al camerino sin mediar palabras. Pero los japoneses no lo hicieron así. Mientras los boricuas se adueñaban del terreno de juego con el acostumbrado jolgorio, los miembros del equipo nipón salieron del dugout, se colocaron sobre la línea de tercera base e hicieron una reverencia hacia los fanáticos y luego hacia los ganadores, quienes probablemente ni se dieron cuenta. No culpo a los borinqueños, pues sinceramente yo tampoco había visto un gesto de ese calibre nunca antes en un partido de béisbol. ¡Cuánta clase y cuánta educación!

Y si bien parece que en ese momento, los jolgoriosos boricuas no se percataron del sencillo acto de humildad de los nipones, el martes quedó demostrado que ese espíritu de respeto y gallardía sí habita en el pecho de los puertorriqueños, quienes salieron al terreno de juego a abrazar y saludar a los dominicanos. Fue hermoso ver a las dos islas del Caribe fundirse bajo el color del sol que quema. Eso es respeto por el deporte y sobre todo respeto a los fanáticos del béisbol en todo el mundo.

Abrazo caribeño

Abrazo caribeño

El enfoque

El partido del lunes, de una manera que no puedo explicarles, a mí me tenía más preocupado que el final. Perder ante a Puerto Rico habría sido terrible, pero al menos habríamos sido vencidos por un país con historia beisbolera. En cambio, perder el lunes ante Holanda, habría significado la más absoluta humillación para la República Dominicana. A estas alturas seguramente ya ustedes saben que fue justamente Holanda el país que nos eliminó en la primera ronda del Clásico Mundial de Béisbol en el 2009, venciéndonos en DOS ocasiones. Muchos dicen (y me adscribo a ese pensar) que esa descalificación fue crucial para que Moisés Alou y Tony Peña procuraran enfocar el ánimo de los peloteros criollos ante la eventualidad de enfrentar, por tercera vez, a Holanda. Salir derrotados esa noche habría convertido a Holanda en un inmenso “cuco” de la República Dominicana.

El destino quizo que el lunes tuviéramos la oportunidad de exorcisar ese demonio, y la manera en la que lo hicimos no puedo describirla mejor que señalando el profundo enfoque que brotaba de los ojos de los dominicanos que salieron al terreno esa noche. Esa convicción de que “yo te voy a ganar” que se leía en cada turno al bate, en especial en el quinto episodio ganador, fue para mí, la mejor enseñanza del juego. Y miren, yo soy uno que nunca me animo mucho a hacer pronósticos en béisbol, pues este es, sin dudas, el deporte más azaroso que existe… pero si alguna vez he visto un equipo enfocado en la victoria, ese fue Dominicana ante Holanda el lunes.

La diversión

Si algo ha quedado claro a lo largo del invencible trayecto de la República Dominicana en el tercer Clásico, es que este deporte debe jugarse con alegría. Por supuesto, ganar da motivos para sonreír, pero lo que vimos en los ocho juegos es algo más que la alegría de la victoria. Los muchachos de nuestro equipo se pasaron el tiempo siendo “niños en cuerpos de hombres”, jugando con un alto sentimiento de responsabilidad pero siempre con buen ánimo.

Los que seguimos el béisbol otoño invernal recordamos desde el antepasado torneo una secuencia con los brazos que popularizaron los aguiluchos Omar Luna y Juan Carlos Pérez. Primero con el brazo derecho bajaban el puño cerrado dos o tres veces (como un camionero cuando suena el bocinón de su patana) y luego abrían los brazos en diagonal mostrando el pecho con las letras AGUILAS en protagonismo. ¿Algo precioso del Clásico Mundial de Béisbol? Ver cómo esa secuencia se convirtió en uno de los rituales que coronó muchas jugadas ofensivas de los dominicanos. “Ah, mira, la señal de las Águilas” y sonreír viendo que la había hecho Hanley Ramírez o José Reyes… eso fue “priceless”.

¿Y qué decir del final de los partidos, con un Fernando Rodney intransitable que contagió con su ritual de la flecha a todo el equipo… y a todos los dominicanos? ¿Cuál es el mensaje que estaban enviando al mundo con “la flecha”? No menos que “estamos pasándola bien, nos divertimos, lo estamos gozando!”.

Cuando Robinson Canó ganó el premio a Jugador Más Valioso de la segunda ronda, dijo a la prensa “Tuve una lucha cerrada por este premio con Fernando Rodney, pero como yo soy más buenmozo, el premio me lo gané yo”. Pura chercha, pura diversión.

El compromiso

La gran lección que deja la República Dominicana, a mi entender, es la del compromiso. Todos recordamos el equipo del Clásico del 2009, que en el papel era muy superior a la mayoría de los equipos que jugaron en ese torneo, y hasta mejor que el que tuvimos este año. Sin embargo, a los peloteros dominicanos del 2009 les hacía falta algo que a los del 2013 les sobraba: Compromiso con la competencia. Se dice que hace cuatro años, lo único que nuestro equipo hizo bien fue fiestar. Asaltaron los bares y discotecas y llegaban más que borrachos a las prácticas de bateo. El compromiso era mínimo, los egos personales estaban primero que nada.

Eso quedó atrás. Yo sé bien (me consta personalmente) que los peloteros dominicanos son amantes de la chercha, del alcohol y el fiesteo… pero en todo el torneo de este año, no supe de ningún día en que eso fuera un problema. Y ya lo dijo Moisés Alou en una entrevista: “Celebraremos al final”.

Otro aspecto del compromiso que fue muy notorio fue la manera en la que se integraron los peloteros. Que jugaron en donde Tony Peña les pidió. Que hicieron lo que se les pidió hacer. Que no hubo egos, no hubo rangos qué respetar entre los actores del terreno. Lo que hicieron fue convertirse en un equipo. Sí, uno de verdad. Un grupo de mentes que pensaban en el bien colectivo antes que en la gloria personal. El béisbol es un deporte complicado porque crea ídolos fácilmente, y muchas veces los peloteros “estelares” se sienten con derecho a ser tratados de manera distinta a los demás peloteros. En el equipo de este clásico vimos un Alejandro De Aza codearse con Hanley Ramírez y Robinson Canó como iguales. Vimos a una súper estrella como Hanley jugar solamente la tercera base, aun cuando su posición natural es el campocorto. Vimos a un plantel de lanzadores sin mente alguna para lanzar cuando se le pidiera.

Vimos un equipo de béisbol. Quizás el mejor equipo de béisbol que veremos en un largo rato. Y eso se debe al nivel de compromiso que ellos asumieron.

Reyes del béisbol

Nuestro conjunto hizo brillar nuestra bandera (y nuestro humilde plátano) a niveles que, en deportes de conjunto, nunca había estado. Hay quienes minimizan la trascendencia del Clásico Mundial de Béisbol diciendo que no tiene el alcance o la importancia que tiene la Copa del Mundo de la FIFA. Es cierto, no son ni cerca de ser iguales. Pero tienen el mismo nivel y el mismo peso específico de ser el pináculo del béisbol. En términos de béisbol, nada está por encima de esta celebración de países del mundo. Y hoy, finalmente, la República Dominicana (y Puerto Rico) han brillado alrededor del mundo completo. Eso, no cabe dudas, es algo inmenso.

La Copa del Mundo empezó también con pocos países y poca cobertura y hoy es el mayor evento deportivo del mundo. El Clásico Mundial de Béisbol deberá continuar creciendo y capturando la ilusión de los países de poseer una copa de este evento. Ojalá pronto ampliemos el torneo a 24 participantes y que la Major League Baseball sea finalmente extirpada de su propia creación (un tema espinoso del que no quiero hablar).

Perfecto invicto, ilustre victoria, bendito jolgorio, hermosa historia. ¡Somos los reyes del Béisbol!

Un vídeo final que muestra la dimensión de nuestra hazaña.

Enhanced by Zemanta