El dirigente que queremos los @aguiluchos

Los equipos de béisbol de nuestra liga y en especial las Águilas, son muy sensibles a la hora de cambiar de dirigente. En los últimos 22 años, los mameyes han tenido solamente ocho capataces, por mucho la menor cantidad de todos los conjuntos, siendo justamente Félix Fermín el que más ha ejercido la función, con 12 campañas. Quiérase o no, el tema es de crucial importancia para la aguerrida novena de Santiago y para la inmensa legión de aguiluchos que ya acumula seis años esperando levantar la corona 21.

Continue reading

Ocho consejos para ser un mejor fanático

A veces soy testigo de una triste cantidad de personas que dicen ser fanáticos de un conjunto pero que en la práctica son solamente “fanáticos de ocasión”, cuando su equipo sale victorioso. Cientos de miles de fanáticos de cualquier equipo que no pueden mencionar ni siquiera tres peloteros, que le dicen puntos a las carreras, que tienen que mirar a los demás para saber si la jugada que pasó fue a favor o en contra… fanáticos de la costumbre, de la tradición, gente que, sin mala intención, quieren un equipo pero no lo conocen mucho ni conocen lo que pasa en las líneas de cal.

Continue reading

Desmenuzando el posible triple empate

El pasado 30 de diciembre las Águilas le propinaron una soberana paliza a los Tigres del Licey, ganándoles el partido con anotación de 14 vueltas contra 3. Durante la tradicional llamada de mi Némesis Pedro Genaro Rodríguez, mi dilecto amigo trató de minimizar la pela con la clásica frase de que “perder por 11 es lo mismo que perder de una”, lo cual es cierto cuando se trata de un solo partido. Sin embargo, le aclaré al metileno colega de lides beisbolísticas que ganar por muchas carreras tiene un valor para casos extremos como un triple empate.

Hoy, cuando el calendario del Round Robin celebra su última fecha oficial, el tema de las carreras anotadas vuelve a cobrar extrema importancia, pues la tabla de posiciones y los enfrentamientos de esta noche permiten que la imaginación imagine y sea posible que tengamos que recurrir a un mecanismo siempre previsto en el reglamento de la LIDOM, aunque nunca utilizado. El sistema Bayle o General Run Average.

¿Qué pasaría si los resultados de esta noche provocan un triple empate entre Águilas, Gigantes y Tigres?

Las reglas del torneo establecen lo siguiente en su artículo sexto:

“Cuando tres (3) equipos quedasen empatados en el segundo lugar, el ganador se decidirá mediante el sistema BAYLE. Las posiciones se determinarán por la serie particular o en caso de empate por el General Run Average”.

Desmenuzando un posible triple empate

Los Tigres del Licey, que enfrentan esta noche a los formidables Leones del Escogido, tienen actualmente 8 ganados y 9 perdidos y solamente dominan la serie particular ante las Águilas Cibaeñas 4-2 y quedaron empatados con los Gigantes a 3 partidos. Si esta noche los azules muerden el polvo de la derrota quedarían con 8-10 en la tabla de posiciones e intactas sus series particulares contra AC y GC.

Los Gigantes del Cibao tienen ahora mismo la misma posición, con 8-9, y se enfrentan a las Águilas Cibaeñas. Quedaron empatados con los Tigres en la serie particular y están ganando 3-2 contra las Águilas. Si los Gigantes son derrotados por las Águilas esta noche, quedarían con 8-10 en la tabla de posiciones, 3-3 contra TL y AC en series particulares.

Las Águilas Cibaeñas están en el tercer lugar de la tabla de posiciones con 7 triunfos y 10 reveses. Perdieron la serie particular ante los Tigres 2-4 y solamente podrían empatar con los Gigantes pues ahora mismo están abajo 2-3, registro que quedaría nivelado 3-3 en caso de que hoy derrotaran a los francomacorisanos.

Con esta combinación de resultados probables para hoy, ninguno de los tres equipos dominaría las dos series particulares contra los demás.

Equipo G-P Serie particular 1 Serie particular 2
Tigres 8-10 4-2 vs AC 3-3 vs GC
Gigantes 8-10 3-3 vs TL 3-3 vs AC
Águilas 8-10 2-4 vs TL 3-3 vs GC

Y ahí es donde entra el General Run Average y el sistema Bayle.

¿Cómo se calcula el GRA?

La fórmula para determinar el General Run Average es muy simple:

(Carreras anotadas/Carreras permitidas) x 100

Veamos los GRA hasta ahora de los tres equipos que aún tienen chance de pasar a la Serie Final.

Equipo

CA

CP

 GRA

Gigantes

54

56

96.43

Tigres

56

74

75.68

Águilas

67

70

95.71

Básicamente, el equipo que termine con el GRA más alto se sentará a esperar y los otros dos equipos jugarán un partido extra mañana sábado. El ganador de ese encuentro entonces enfrentaría al sentado en otro partido adicional (¿el domingo?) para decidir quién será el que enfrentará a los Leones del Escogido.

La buena noticia para los aguiluchos es que su GRA es muy similar al de los Gigantes, y si hoy ganan su partido, así sea 1-0 o 15-14, terminarían con el mejor GRA de los tres. En otras palabras, si se hace necesario usar el GRA, tendríamos un pie en la Serie Final.

Este conjunto de tuits de Jorge Torres confirma la situación:


En  lo personal, a mí como aguilucho nunca me ha gustado depender de que otro equipo gane o pierda para favorecer mis esperanzas. Sin embargo, las reglas del torneo están contempladas y fueron acordadas para ello.

Otras posibles combinaciones

Esta limonada busca resaltar “la última esperanza aguilucha” para pasar a la Serie Final, pero obviamente no es lo único que puede suceder esta noche. ¿Qué pasaría en otros escenarios?

Si ganan los Gigantes y pierden los Tigres, los Gigantes pasan a la Serie Final con marca de 9-9.

Si ganan los Tigres y pierden los Gigantes, los azules pasan a la Serie Final con marca de 9-9.

Si ganan tanto Gigantes como Tigres, ambos terminarían el Round Robin con registro de 9-9 y sería necesario un partido extra mañana sábado, cuya sede se decidirá lanzando una moneda, ya que ambos equipos terminaron empatados en la serie particular entre ellos.

En cualquier caso, los únicos que están muertos de risa mientras aguiluchos, liceístas y vinotintos pasamos trabajo escribiendo análisis (“masturbaciones mentales” dirán ellos) son los fanáticos de los hasta ahora bicampeones nacionales Leones del Escogido.

Sólo nos resta decir junto al famoso emperador romano: “Alea iacta est”.

Todavía tiembla en Haití

Hace cuatro años, en una cuarta planta, cercano a las 6 de la tarde, yo tecleaba sin parar en mi computador, trabajando en alguna cosa. Un adorno que tenía justo a mi derecha se fue de lado. Un gemido crecía lúgubre y parecía venir de todas partes e ir hacia todas partes. El suelo empezó a balancearse, pero yo estuve quieto. Mi madre y mi hija llegaron cuando aún la tierra gemía. “¿Lo sentiste?” preguntaron casi en coro, con las caras pálidas con esa mezcla de terror y excitación que se nos dibuja.

Claro, lo había sentido. A pesar de que casi nunca siento un temblor, aquél sí. Aquella tarde de enero sí lo sentí. Fuerte. Intenso. Dramático. Nauseabundo.

Pero no pensé que aquello era el eco de una tragedia que empezaba a hendirse en el lomo oscuro del Haití tan falto de dicha y tan lleno de carencias. Pensé, eso sí, en muchas otras cosas parecidas a un cuestionario. A medida que sonaban las noticias no hacía más que añadir interrogantes al circo de emociones que me embargaba.

Fue duro el terremoto, no tanto por su fuerza sino por donde ejerció su látigo. Fue cruel el terremoto, si bien incapaz de entender que de los miles de escenarios, Puerto Príncipe era, sin dudas, uno de los que menos necesitaba ese dolor. Fue extenso, no tanto por lo que duró el temblor, sino por lo que representa, por las olas que alzó y que todavía nos azotan.

La herida en Haití ha servido a muchos para enriquecerse con la muerte y la miseria multiplicada, casi justificada. Un grupito de hijos de la gran puta, cuales buitres de la oportunidad, han sacado tanto provecho del terremoto que si pudieran lo harían todos los años. Un país jodido que por demás nos arrastra a su abismo tal como un siamés moribundo mataría a su otra parte, y que hace cuatro años tiene abierta la herida, zajada la cara hasta el hueso.

Haití ya era un desastre hace cuatro años un minuto antes de este minuto. El terremoto no hizo pobres a los que nada tenían. Sólo hizo ricos a muchos que se vistieron de víctimas para abrir la boca y los bolsillos con la ayuda que, por supuesto, no tardó (y que aunque muchos no quieran recordarlo, llegó primero de nosotros). Hoy, cuatro años después, Haití sigue temblando, aún se desploman edificios pues reputaciones pocas quedan. Todavía gimen muertos que no han sido enterrados en las calles de Puerto Príncipe, muertos vivos que deambulan mientras los vivos siguen muy vivos.

Al llegar el cuarto aniversario del terremoto de Haití, no me queda más que ver que ese país sigue igual de destruido. Que quizás lo único que ha avanzado es la manera de mentir sobre nosotros. Con todo, y a pesar, recuerdo esa fea tarde y me vuelve a doler. Todavía tiembla en Haití… y nosotros, junto a ellos, estamos al borde del abismo.

Earthquake in Haiti from Orlando Barria on Vimeo.

Hoy sonríe la sangre de Sabra y Shatila

La investigación demostró que el Ministro de Defensa de Israel estaba al tanto y permitió que la falange avanzara y ejecutara ese sinsentido. El Ministro de Defensa israelí en cuestión era nada más y nada menos que Ariel Sharon, personaje que (felizmente, y me perdonan la alegría) ya no respira el mismo aire de los deudos de Sabra y Shatila, pues falleció hace unas horas.

Continue reading

Un regalo para Marta Quéliz

En nombre de Marta, esa prócer del respeto y del buen gusto, le ruego, casi le exijo que mande a buscar todas las baratijas que le envió el mes pasado y que en su lugar, aunque sea con la excusa de la Vieja Belén, honre a todos estos profesionales con regalos de verdad. Ellos no trabajan para eso, recuerde, pero no se puede ser tan cutre como usted ha sido. ¡Respete, cojollo, que esa profesión es más noble que cualquier otra! ¡Regálele sus chucherías a otros profesionales, pero jamás a los periodistas!

Continue reading

Consejos para que la revista deje de ser un tollo

La famosa “revista” es un dinosaurio procedimental que ha sobrevivido hasta nuestros días gracias al permanente desorden en que vive nuestro país. Pero está muy lejos de ser el único tollo que hemos tenido. Probablemente los más jóvenes se asombrarían si les cuento que los dominicanos tuvimos que “romper brazos” para conseguir otros documentos con igual desorganización y peores consecuencias.

Hoy día, aunque se sigue pasando trabajo para sobrevivir con la burocracia gubernamental, reconozco que el país ha avanzado en mejorar casi todos los procedimientos que dotan de documentos a la ciudadanía. Excepto en lo que se refiere a la cacareada “revista”.

El espíritu de la ley

¿Qué es la revista? Al margen de los chistes que la identifican con una Vanidades, la revista es un mecanismo de control que se inventó a finales de los ’60 para “pasar revista” al parque vehicular y determinar que tenía en buen estado sus faroles, luces direccionales, limpiavidrios, bocina y que tenía lo básico para atender emergencias: un botiquín de primeros auxilios, triángulo reflector, goma de repuesto y herramientas para cambiar neumáticos.

Es decir, el espíritu de la ley que creó la “revista” es muy bueno. Una revisión anual de todos los automóviles del país es una excelente manera de asegurar que las chatarras no circulen y reducir accidentes provocados por vehículos en mal estado. Si yo fuera presidente querría crear la revista.

Pero, como en toda historia parida en nuestro país, la vaina se fue jodiendo hasta convertir a la revista en el tollo mayúsculo que es hoy día, deformándola hasta reducirla a un fastidio, un verdadero remanente del balaguerato que todavía a casi 12 años de la muerte de ese azaroso, nos continúa azarando la vida.

¿Por qué la revista es un tollo?

El tollo de la revista

El tollo de la revista

Un amigo mío lo resumió en cuatro frases:

La exigencia de renovar la revista no se hace anualmente como estipula la ley, sino solo a veces. De hecho, pocas personas pueden precisar cuándo fue la última vez que se exigió renovar la revista. A pesar de la voracidad fiscal del gobierno, la revista nunca ha sido exigida con regularidad como el marbete de la placa.

Las reglas del proceso no están claras. A diferencia de otros procedimientos ciudadanos, la gente no sabe qué hace falta para sacar o renovar la revista. Peor aún, la Dirección General de Tránsito Terrestre, organismo encargado de manejar el tema, no parece ponerse de acuerdo y no provee suficiente información a la ciudadanía.

No se respeta el proceso. El Estadio Quisqueya es, desde siempre, el punto neurálgico en el que la DGTT y el MOPC expiden la revista, aprovechando el parqueo para hacer la revisión de los automóviles. Sin embargo, estando en plena temporada de béisbol, ese lugar no resulta idóneo. Por eso habilitaron “estafetas” en Plaza Lama de la Churchill y en Carrefour. Solamente TRES lugares en Santo Domingo para “pasarle revista” a decenas de miles de vehículos es garantía de colapso (aparte de que luego clausuraron esos dos). Actualización: Según leí hace poco, la DGTT abrirá algunos puntos adicionales para realizar el proceso, pero seguirán siendo insuficientes porque solo un puñado de vehículos tiene la revista.

Es una extorsión organizada. No cabe duda de que las autoridades y AMET están confabuladas para joder la paciencia a los conductores con un requerimiento anacrónico, mal organizado, pírricamente explicado. El motivo final parece cualquier cosa menos mejorar el parque vehicular. No, la motivación detrás de esta repentina y cómica alharaca más bien cae dentro de lo usual: Buscar dinero. Tanto de forma “legal” como promocionando la mafia que tienen con el dichoso marbete.

¿Cómo es posible que vehículos de transporte público, que a leguas revelan su mal estado, no sean detenidos por AMET? ¿Por qué a cientos de chatarras se les entrega el marbete de la placa y de la revista, ya sea a base de marrulla o de compinche, mientras que los conductores de vehículos privados tenemos que jodernos el sieso en un proceso tan denigrante y abusivo como el que el MOPC y la DGTT nos quieren someter? No, yo no lo entiendo tampoco.

¿Se puede mejorar el proceso?

Con un proceso tan tolloso y mal planificado, casi cualquier cosa sería una mejoría. De hecho, creo que lo único que hace falta una pizca de sentido común para plantearse cambios que serían muy beneficiosos. Aquí suelto algunas sugerencias:

Eliminar la revista de golpe y porrazo. Una solución radical y simple. De todas maneras, la revista tenía años sin ser renovada y nadie se murió de hambre. Delegar en el criterio de AMET el detener vehículos para inspeccionarlos a conciencia y si los consideran peligrosos o inadecuados, sacarlos de circulación o imponerles una multa a sus dueños y la obligación de corregir los fallos.

Atar el marbete de la revista al marbete de la placa. No hace sentido que la revista sea un procedimiento tan ajeno al de la placa, cuando ambos documentos tienen la potestad de impedir la circulación de los vehículos. Si bien es cierto que la placa es un simple derecho de circulación sin más mediación que una transacción, eso no significa que esto es lo idóneo. La renovación del marbete de la placa debería estar supeditada a que el vehículo cumpla con los requisitos de circulación estipulados por la Ley 241. Para que esto sucediera, la DGII y el MOPC tendrían que ponerse de acuerdo y alinear sus procesos. Ya la DGII tiene más de una década de experiencia manejando la renovación del marbete con eficiencia, por lo que estoy seguro que las mentes brillantes de esta institución podrían mejorar sustancialmente la revista.

Atar el marbete de la revista al seguro del vehículo. Cuenta la leyenda que lo que el MOPC desea es mejorar el parque vehicular. Al mismo tiempo, los seguros de automóviles procuran asegurar vehículos en buen estado porque los que están en condiciones precarias tienen un mayor riesgo. ¿Por qué no simplemente se coordina para que las aseguradoras cuenten con personal del MOPC o DGTT permanentemente en sus oficinas y que inspeccionen los automóviles que van a ser reasegurados. A nadie más que a tu seguro le interesa que tu carro esté nítido.

Si el MOPC se siente bien manteniendo la revista como una pendejada más que nos toca zancajear, ni modo. Pero entonces, cojollazo, que para el próximo año se aseguren de colocar al menos 200 puntos de renovación en Santo Domingo y copiar de la DGII que siempre informa con detalles del proceso de renovación del marbete de la placa. ¡No se puede seguir siendo tan ñame!

Que el 1.1.2014 sea todos los días

Todos pecamos del mismo desdén, y no tiene que ver con la fe ni con las convicciones. Se me antoja pensar que la culpa es nuestra por pensar que hoy es un día especial. Grítenle al mar que hoy empezó un año y verán que les responde lo mismo que ayer, lo mismo que mañana. Díganle al viento que hoy empieza enero y me cuentan si les dice algo distinto a lo que sopla todos los días.

Continue reading