Consejos para que la revista deje de ser un tollo

La famosa “revista” es un dinosaurio procedimental que ha sobrevivido hasta nuestros días gracias al permanente desorden en que vive nuestro país. Pero está muy lejos de ser el único tollo que hemos tenido. Probablemente los más jóvenes se asombrarían si les cuento que los dominicanos tuvimos que “romper brazos” para conseguir otros documentos con igual desorganización y peores consecuencias.

Hoy día, aunque se sigue pasando trabajo para sobrevivir con la burocracia gubernamental, reconozco que el país ha avanzado en mejorar casi todos los procedimientos que dotan de documentos a la ciudadanía. Excepto en lo que se refiere a la cacareada “revista”.

El espíritu de la ley

¿Qué es la revista? Al margen de los chistes que la identifican con una Vanidades, la revista es un mecanismo de control que se inventó a finales de los ’60 para “pasar revista” al parque vehicular y determinar que tenía en buen estado sus faroles, luces direccionales, limpiavidrios, bocina y que tenía lo básico para atender emergencias: un botiquín de primeros auxilios, triángulo reflector, goma de repuesto y herramientas para cambiar neumáticos.

Es decir, el espíritu de la ley que creó la “revista” es muy bueno. Una revisión anual de todos los automóviles del país es una excelente manera de asegurar que las chatarras no circulen y reducir accidentes provocados por vehículos en mal estado. Si yo fuera presidente querría crear la revista.

Pero, como en toda historia parida en nuestro país, la vaina se fue jodiendo hasta convertir a la revista en el tollo mayúsculo que es hoy día, deformándola hasta reducirla a un fastidio, un verdadero remanente del balaguerato que todavía a casi 12 años de la muerte de ese azaroso, nos continúa azarando la vida.

¿Por qué la revista es un tollo?

El tollo de la revista

El tollo de la revista

Un amigo mío lo resumió en cuatro frases:

La exigencia de renovar la revista no se hace anualmente como estipula la ley, sino solo a veces. De hecho, pocas personas pueden precisar cuándo fue la última vez que se exigió renovar la revista. A pesar de la voracidad fiscal del gobierno, la revista nunca ha sido exigida con regularidad como el marbete de la placa.

Las reglas del proceso no están claras. A diferencia de otros procedimientos ciudadanos, la gente no sabe qué hace falta para sacar o renovar la revista. Peor aún, la Dirección General de Tránsito Terrestre, organismo encargado de manejar el tema, no parece ponerse de acuerdo y no provee suficiente información a la ciudadanía.

No se respeta el proceso. El Estadio Quisqueya es, desde siempre, el punto neurálgico en el que la DGTT y el MOPC expiden la revista, aprovechando el parqueo para hacer la revisión de los automóviles. Sin embargo, estando en plena temporada de béisbol, ese lugar no resulta idóneo. Por eso habilitaron “estafetas” en Plaza Lama de la Churchill y en Carrefour. Solamente TRES lugares en Santo Domingo para “pasarle revista” a decenas de miles de vehículos es garantía de colapso (aparte de que luego clausuraron esos dos). Actualización: Según leí hace poco, la DGTT abrirá algunos puntos adicionales para realizar el proceso, pero seguirán siendo insuficientes porque solo un puñado de vehículos tiene la revista.

Es una extorsión organizada. No cabe duda de que las autoridades y AMET están confabuladas para joder la paciencia a los conductores con un requerimiento anacrónico, mal organizado, pírricamente explicado. El motivo final parece cualquier cosa menos mejorar el parque vehicular. No, la motivación detrás de esta repentina y cómica alharaca más bien cae dentro de lo usual: Buscar dinero. Tanto de forma “legal” como promocionando la mafia que tienen con el dichoso marbete.

¿Cómo es posible que vehículos de transporte público, que a leguas revelan su mal estado, no sean detenidos por AMET? ¿Por qué a cientos de chatarras se les entrega el marbete de la placa y de la revista, ya sea a base de marrulla o de compinche, mientras que los conductores de vehículos privados tenemos que jodernos el sieso en un proceso tan denigrante y abusivo como el que el MOPC y la DGTT nos quieren someter? No, yo no lo entiendo tampoco.

¿Se puede mejorar el proceso?

Con un proceso tan tolloso y mal planificado, casi cualquier cosa sería una mejoría. De hecho, creo que lo único que hace falta una pizca de sentido común para plantearse cambios que serían muy beneficiosos. Aquí suelto algunas sugerencias:

Eliminar la revista de golpe y porrazo. Una solución radical y simple. De todas maneras, la revista tenía años sin ser renovada y nadie se murió de hambre. Delegar en el criterio de AMET el detener vehículos para inspeccionarlos a conciencia y si los consideran peligrosos o inadecuados, sacarlos de circulación o imponerles una multa a sus dueños y la obligación de corregir los fallos.

Atar el marbete de la revista al marbete de la placa. No hace sentido que la revista sea un procedimiento tan ajeno al de la placa, cuando ambos documentos tienen la potestad de impedir la circulación de los vehículos. Si bien es cierto que la placa es un simple derecho de circulación sin más mediación que una transacción, eso no significa que esto es lo idóneo. La renovación del marbete de la placa debería estar supeditada a que el vehículo cumpla con los requisitos de circulación estipulados por la Ley 241. Para que esto sucediera, la DGII y el MOPC tendrían que ponerse de acuerdo y alinear sus procesos. Ya la DGII tiene más de una década de experiencia manejando la renovación del marbete con eficiencia, por lo que estoy seguro que las mentes brillantes de esta institución podrían mejorar sustancialmente la revista.

Atar el marbete de la revista al seguro del vehículo. Cuenta la leyenda que lo que el MOPC desea es mejorar el parque vehicular. Al mismo tiempo, los seguros de automóviles procuran asegurar vehículos en buen estado porque los que están en condiciones precarias tienen un mayor riesgo. ¿Por qué no simplemente se coordina para que las aseguradoras cuenten con personal del MOPC o DGTT permanentemente en sus oficinas y que inspeccionen los automóviles que van a ser reasegurados. A nadie más que a tu seguro le interesa que tu carro esté nítido.

Si el MOPC se siente bien manteniendo la revista como una pendejada más que nos toca zancajear, ni modo. Pero entonces, cojollazo, que para el próximo año se aseguren de colocar al menos 200 puntos de renovación en Santo Domingo y copiar de la DGII que siempre informa con detalles del proceso de renovación del marbete de la placa. ¡No se puede seguir siendo tan ñame!

Tagged as: , , , ,

One Comment

  1. nedume Jan 7, 2014 4:02pm at Jan 7, 2014 4:02pm #

    Habia dicho algo al respecto hace unos días, hice algunas aclaraciones y una sugerencia… si, debí ponerlo en mi blog para compartirlo pero como nunca me pongo pa eso :(… nada aquí va… ojala lo lean desde aquí..

    Creo que el desubique con la revista de los vehículos en este país radica en que le decimos marbete a la placa.. cuando le llamemos placa y revista no nos perderemos mas.

    Según la definición lo que llamamos “La placa” y “La revista” SON MARBETES, ambos son adhesivos y contienen informaciones del vehículo, marca/chasis/ información del propietario, etc, aunque estas informaciones no las contiene el adhesivo hay una numeración asociada al vehículo y al “marbete” que se supone que cuando la buscamos en la DGTT debe arrojar todo lo relacionado al mismo.

    La gente dice que saco su marbete, y es verdad un marbete es un rotulo o etiqueta que se pega a algo con una información de marca/contenido osea q puede ser o la placa o la revista…

    Cuando aprendamos a “comunicar” y a comunicar a tiempo evitaremos caos como el que tenemos ahora, que estamos sufriendo los que ya tenemos nuestroS marbeteS en los tapones… aunque solo sonó la campaña de renueva a tiempo tu “marbete” refiriéndose solo a la placa nos tienen el cohete puesto con la revista…

    La revista es una vez por año y debería estar disponible todo el año para agilizar las filas y todo el parque vehicular de RD se pueda revisar como manda la ley, Luces, cristales, emisiones de gases, botiquín, llave de rueda, goma de repuesto, triangulo, extintor entre otros (entiendo que deben incluir ahi el paraguas). porque ahora se la dan a todo el que vaya con su impuesto de RD$45 ya que no hay tiempo para revisar todo lo demás. Por eso si usted se fija la revista tiene la inicial de los meses del año y la perforan en el mes que la revista fue expedida… si hacemos un corre corre TODOS tendremos la revista perforada el mismo mes y se repetirá la misma triste historia…

    Es mi humilde opinión

Leave a Reply